Fíjate que te quiero.

Fíjate que te quiero, no sé como pero te quiero. Tal vez sea porque contigo he aprendido a querer las imposibilidades que somos nosotros.
Y sé que te quiero porque esto es el sentir más natural que existe y más sano. Sano porque siento como si yo fuera esa hortaliza de la que te debes alimentar y no del Zumaque venenoso del cual vives.

Te quiero, quizás no mucho pero si lo suficiente para escribirte.
Sé que no te busco, ni te mando cartas como antes, pero en ocasiones busco llamar tu atención siendo la intrusa de tus sueños, y los velo desde tu ventana y te abrazo con delicadeza y sin brazos, como solía hacerlo cuando éramos nada.
Te quiero, como cuando inhalaba sin que lo notaras el humo de esos cigarrillos baratos que siempre te daba por fumar y que yo tanto detestaba.
Sé que te digo que te quiero porque nunca estás, y si estuvieras yo te amaría.

Esto es tentar al vacío. Es sólo otro intento más de ver que pasa por la oscuridad de un indescifrable bosque.
Te quiero porque en el proceso me quiero a mi, porque quiero encontrarme y tú te estás encontrando a ti.
Te quiero, como cuando solíamos ir a caminar a cualquier lugar a hablar de la importancia de la inmortalidad del cangrejo o de la estupidez de los tiburones en idiomas que ni nosotros sabíamos, pero nos contemplábamos horas; o cuando solías robarme besos al pestañear, y me presumías lo mucho que sabias de música que yo desconocía. Y hasta cuando te enfadabas.
Pero yo nunca he sido de esas personas que en niñeasen a su niño interior.

Y sé que te digo que te quiero porque no decirlo sería guardármelo y yo nunca me guardo nada; Y siempre ando cargando con aquella libreta rosa qué me obsequiaste en alguna ocasión para que pudiera encontrarme y para escribir nuestros silencios, ahí mismo yacen algunos de tus poemas, ademas de las canciones que me has compuesto y esas raras e inexistentes flores que me has regalado del jardín de tus sueños.
Y te digo que te quiero porque con nadie más iría a un concierto de Indie Rock, gritaría en silencio o fumaría tus cigarrillos baratos ó tomaría café negro amargo y todas esas cosas que solíamos soñar.

Te quiero, ¿por qué a quien más podría querer si lo que quiero es quererme a mi?

About Monymota

No es para los que me leen, es para los que me quieren leer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: